El peeling es un tratamiento de la piel que nos sirve para renovar las células de nuestra epidermis… Por ejemplo, antes de exponer la piel al sol es conveniente una preparación previa de la piel.

Lo más adecuado es hacerse un peeling exfoliante para eliminar las células muertas, alisar y suavizar la piel de cualquier zona del cuerpo o del rostro.

Se trata de una de las mejores armas contra el envejecimiento dado que, a medida que avanzamos en edad, la piel se regenera más lentamente. Las células muertas se acumulan en la superficie cutánea y la exfoliación estimula indirectamente la renovación celular, y elimina la capa córnea que da un aspecto apagado a la piel.

Trucos y Consejos para el tratamiento del peeling

El modo correcto de aplicar la crema del peeling es extendiéndola sobre la piel limpia mediante suaves movimientos circulares realizados con las yemas de los dedos. Nunca se debe frotar muy fuerte, ya que una ligera presión es suficiente. Después se tiene que aclarar abundantemente con agua tibia.

El peeling es un tratamiento que debe efectuarse con regularidad también en época de verano y que actúa en las capas superficiales de la epidermis para que ésta se renueve continuamente. Además, en contra de lo que se dice, las cremas exfoliantes no eliminan el bronceado.

En realidad, la piel se vuelve mucho más gruesa cuando está bronceada y, al eliminar las células muertas, se obtiene de inmediato un moreno más luminoso. Nunca se debe aplicar un peeling cuando la piel está irritada, enrojecida o quemada por el sol.