Los planes de desintoxicación o “détox” como se conocen popularmente, plantean una limpieza del organismo a través de distintas medidas. Una de las más populares es la de una dieta a base de jugos o batidos que usualmente mezclan vegetales y frutas, que prometen una rápida pérdida de peso. Sin embargo, estas pérdidas de peso suelen estar acompañadas de los conocidos efectos rebote que hacen que el esfuerzo y fe puestos en estos jugos milagrosos, se pierda y ocasione frustración.

Quienes promueven el hábito de los jugos desintoxicantes aseguran que tienen la propiedad de alcalinizar el cuerpo y liberarlo de toxinas, sobre todo después de períodos vacacionales o fiestas en las que se ha discriminado poco la calidad de la alimentación; es considerada como una medicina que viene de la tierra, y que por sus altos contenidos de minerales, vitaminas y nutrientes sin aditivos ni preservantes puede ser mejor absorbido por las células. Por ello se dice que después de una détox, la piel luce más radiante y natural, debido a los beneficios de la limpieza que ellos hacen.

Algunos jugos détox populares están compuestos por vegetales tales como la remolacha, zanahoria, brócoli, jengibre, espárragos, así como guayabas, piña, toronja, kiwi, limón, papaya, apio, y algunas hierbas frescas como la menta, albahaca, hierbabuena, entre otras. Cada uno tomando uno o dos ingredientes de cada grupo.

A pesar del bienestar que puede brindar un batido natural, sus efectos no siempre están relacionados con la pérdida permanente de peso ni toxinas. Siempre será necesario elegir un estilo de vida con hábitos saludables que puedan garantizarte efectos más permanentes para tu bienestar. Las dietas milagrosas y pérdidas de peso instantáneas pueden resultar muy peligrosas para el balance de tu salud. ¡Ejercicio y buena alimentación!