Cuando hablamos de invertir en el mercado internacional de divisas conocido como Forex, estamos hablando de adquirir monedas de otros países para luego venderlas

o tratar de venderlas a un precio más alto que el precio de compra, de la misma manera a la hora de intentar adquirirlas todo se basa en hacerlo a un precio inferior al que proyectamos que tendrán en el futuro.

Esta es la mecánica básica de todas las operaciones del mercado y por supuesto el éxito de esta tarea es directamente proporcional a la fortaleza de la moneda en la cual decidamos invertir y en cómo se mueva esta en el futuro; en este sentido es importante destacar que no todas las monedas que económicamente podamos considerar fuertes son un oasis de inversión, en Forex la fortaleza es también proporcional a la volatilidad del ‘Rate” o par monetario en el que se invierta.



A mayor volatilidad lo que es lo mismo que decir a mayor variación, mayor posibilidad hay de ganar dinero con la divisa y por supuesto también mayores posibilidades han de perder si se decide mal. La volatilidad monetaria es la que hace que Forex sea rentable como mercado de inversión y de hecho es la que a la vez garantiza la libertad e imposibilidad de influencia de este por los movimientos de un solo participante, dándole al mercado de divisas esas condiciones de libre mercado tan particulares que no podremos encontrar en ningún otro entorno.

Al momento de identificar una moneda fuerte para inversión es importarte iniciar viendo el historial de sus pares desde los últimos años a la tendencia marcada alrededor de los últimos seis meses, en este sentido es importante analizar el numero puntos porcentuales de variación diaria de los Rates en los que se comercializa la moneda. Una moneda con alta volatilidad y fortaleza de inversión presentara tendencias alcistas por lo menos la mitad del tiempo con un índice de variación alto de varios puntos por mes.