Con el buen tiempo apetece empezar a tomar los primeros rayos de sol, aunque tenemos que tomar las precauciones que sean necesarias para protegernos de las insolaciones bruscas.

Trucos y Consejos para broncearse con seguridad

Una dieta completa y equilibrada es básica para tener la piel en buenas condiciones. Además de esto, y dependiendo del tipo de piel que se tenga (seca, grasa o mixta), la limpieza diaria y la utilización de cremas limpiadoras, de tónicos y de hidratantes mejoran la calidad de nuestra piel.

Estos tratamientos de uso doméstico se deben llevar a la práctica diaria durante todo el año, pero para preparar la piel frente al buen tiempo es beneficioso exfoliar la epidermis. Se trata de una limpieza profunda para eliminar la suciedad y las células descamadas que obturan los poros. Esta técnica acelera la eliminación de las células cutáneas muertas para ser sustituidas por las que vienen debajo.

Esto suaviza y abrillanta la dermis, abre los poros y le da un aspecto más fresco. Aunque es un tratamiento sencillo, es importante estar asesorado por un especialista. Para exfoliar la piel existen numerosos productos, así como cepillos o frotadores especiales de productos naturales.

En el rostro es bueno aplicarse una mascarilla hidratante o nutriente, ya que estimula la circulación de la sangre y arrastra las impurezas. Se trata de aplicarse el producto en forma de gel o crema sobre la superficie del rostro y del cuello.