La piel se tiene que limpiar al menos dos veces al día para mantenerla totalmente sana y libre de cosméticos. En el mercado existen infinidad de desmaquilladores específicos para el rostro y el cuello. Entre ellos, los más clásicos son las leches y las cremas, indicados para las pieles más sensibles y secas.



Trucos y Consejos para limpiar tu piel del maquillaje

La limpieza se debe realizar suavemente. Poner el producto en la palma de la mano y, con la yema de los dedos, emulsionarla y extenderla por el rostro y cuello, evitando la zona de los ojos. Dar pequeños masajes circulares para disolver el maquillaje.

Para acabar de desmaquillar, aplicar un tisú o algodón empapado en tónico y eliminar los posibles rastros de grasa. Las personas con piel grasa es aconsejable que, al menos una vez a la semana, se laven la cara con jabón para dejarla completamente limpia.

Los jabones desmaquilladores se pueden utilizar con una esponjita o un cepillo especial. Seguidamente, aclarar la parte desmaquillada con agua templada —nunca caliente, ya que puede irritarse la piel— y secar la cara con una toalla.

También se puede utilizar jabón en gel, aunque como no contiene cuerpos grasos no es recomendable para pieles secas.