Cuidado con las arrugas del cuello, ya que surgen antes que las de la cara. La causa de su pronta aparición está en que la piel del cuello es más fina y seca que la facial, pues tiene pocas glándulas sebáceas.


Trucos y Consejos

Se pueden proporcionar algunos cuidados a esta zona tan frágil y aplicar productos específicos. Es recomendable aplicar a la zona del cuello cremas o leches limpiadoras, ya que el jabón puede secar la piel, que de por sí tiende a ser seca.

Nunca se debe aplicar en el cuello una loción a base de alcohol, aunque se utilice para el rostro porque la piel sea grasa. Para esta zona tan delicada, sin embargo, es apta la línea de cosméticos para pieles secas, y cualquier crema hidratante también es adecuada para su cuidado. Una vez se extiende ésta sobre la piel, aprovechar para dar un ligero masaje en el cuello y, posteriormente, recubrirlo con una lámina fina de plástico, que potenciará el efecto absorbente.

Pero para evitar la formación de arrugas es muy importante corregir los pequeños vicios de postura, y si no se tiene cuidado con ellas los tratamientos y las cremas no servirán de nada. La cabeza tiene que llevarse alta y mirar de frente, echando los hombros hacia atrás.

Esta postura, además de evitar la formación de arrugas en el cuello con forma de anillo, retrasa la aparición de la antiestética papada. Lo más aconsejable es dormir boca arriba, con una almohada pequeña y dura.