Dicen que la cara es el espejo del alma, y nada mejor para transmitir sentimientos que disponer de una mirada expresiva. El rímel o máscara de pestañas es uno de los cosméticos que posee la función de embellecer la mirada y dotarla de profundidad.




Su aplicación aumenta el volumen y la longitud de las pestañas, y contribuye de esa forma al moldeado del rostro. El uso del rímel, junto a los lápices, sombras o eye liner, es básico para completar un buen maquillaje de ojos y así conseguir una mirada expresiva.

Trucos y Consejos
En el mercado hay gran variedad de estos productos para crear volumen en las pestañas, pero se pueden agrupar en dos tipos: el rímel de base acuosa, que se compone de ceras, pigmentos y resinas en forma de emulsión de aceite en agua, y el rímel de base solvente, que es resistente al agua y está formado por pigmentos y ceras.

Para elegir el color del rímel es importante tener en cuenta el color de los ojos y el tono del cabello y de la piel. En general, los colores más claros se adaptan mejor a los rostros de tez y pelo claros, y el negro es más indicado para las mujeres morenas de cabello oscuro.

Además del negro y el marrón, que son los tonos más clásicos y solicitados, hay rímeles rosas, morados, verdes, azules, fucsias, dorados y plateados. La oferta de colores es cada vez más amplia, y los más atrevidos suelen reservarse para maquillajes festivos.

Para desmaquillar los ojos es recomendable usar un algodón o esponjita empapada con alguno de los productos específicos que existen en el mercado.