¿Tienes miedo a hacerte un piercing? El piercing o la práctica de perforarse diferentes zonas del cuerpo sigue en alza entre los jóvenes. Si te has decidido a ponerte algún aro o pendiente…, ya sea en las orejas, las cejas, la nariz, la boca, el labio, el ombligo o los genitales, es importante tomar algunas medidas de precaución.

Estas prácticas se suelen realizar en locales poco preparados, sin garantías de higiene y por personas poco cualificadas. Con estas expectativas se corren riesgos de contraer alguna infección.

Si el material que se utiliza no se esteriliza después de cada perforación, puede contaminarse y convertirse en un foco de enfermedades. Para evitar cualquier problema también es importante asegurarse de que el aro o la pieza que se incorpora en contacto con la piel es de cierta calidad.

Trucos y Consejos para hacerlo con seguridad

Se recomienda emplear plata u oro de catorce quilates, que generalmente no provocan ningún tipo de alergias. Otra medida preventiva es que el profesional trabaje con guantes.

Asimismo, no es aconsejable utilizar anestesia antes de la perforación, ya que pueden aparecer reacciones alérgicas.