Muchas de nosotras hemos experimentado la frustración de comprobar que, por muchas veces que nos maquillemos, no siempre obtenemos los resultados que deseamos.

Pero tampoco nos obsesionemos, pero sí tengamos en cuenta que para maquillarse es importante seguir una serie de pasos que nos ayudarán a conseguir mejores resultados.

Trucos y Consejos para elegir tu maquillaje

Un principio básico para mejorar el estado de nuestra piel y facciones es que el maquillaje debe ser discreto. Por ese motivo es preferible desechar los tonos brillantes o irisados, ya que no favorecen a ninguna edad y, además, resaltan las arrugas.

Lo más recomendable son las texturas mates, que siempre atenúan las imperfecciones cutáneas, y optar por cosméticos que proporcionan luminosidad, evitando la acumulación. Si el fondo del maquillaje se superpone en la zona del contorno ocular, debajo de los ojos, lo único que se consigue es resaltar las arrugas y las posibles patas de gallo.

Es preferible utilizar el colorete y sombras de ojos en polvo que en crema, pues es mucho más sencillo de aplicar y pasa más desapercibido. El rímel o la máscara de pestañas se debe aplicar con moderación, sobre todo si los párpados están cansados o hinchados.

Para evitar una imagen artificial y nada favorecedora, al perfilar o dibujar las cejas o los labios no se debe usar demasiado producto ni crear fuertes contrastes de color.