Un estudio Estudio demuestra que estar enamorados no asegura continuar con tu pareja.Muchas son las que se hacen esta pregunta, ciertas personas piensan que sí, otras que no; pero lo cierto es que por experiencia podemos afirmar que el Amor no puede impedir una crisis con tu pareja.
Podemos ver muchas parejas donde no falta el amor, pero si falta la sabiduría para aplicar soluciones en un determinado momento en que podría producirse una crisis o problema.




Y es que aunque el amor es el elemento más importante en una relación de pareja, no es el único que debe existir. Se dice que las crisis de pareja, pueden actuar como un revulsivo para las parejas que están presentando problemas en su relación, por causa de la falta de comunicación, la rutina, la pérdida de la confianza o la inercia.

Lo importante en estos casos de crisis es que ambos quieran superar el problema, para ello deben reconocer que se ha presentado una dificultad que está afectando la relación, ambos deben comprometerse a reflexionar sobre lo que cada uno puede aportar a fin de solucionar el inconveniente que se ha presentado.
Ahora bien, si se trata de algo que ya no pueden controlar y se ha salido de las manos será buena decisión acudir a un consejero de parejas, debidamente recomendado, con experiencia en el tema, quien podrá ser de ayuda a fin de que no acaben separados. Lo que si podemos decirte con toda certeza es que lo más importante es mantener la comunicación entre ambos, ya que la mayor parte de las dificultades se producen por falta de comunicación, debido a las ocupaciones de una persona o de los dos.

Nuestro consejo es demostrar interés por tu pareja través de detalles, que aunque pequeños le hará saber que sigue existiendo el amor a pesar del incidente que perturba su relación; detalles tales como: Desearle “buena noche” antes de irse a dormir, así el ambiente esté un poco tenso, pues esto le hará saber a tu pareja que su relación es más importante que cualquier perturbación y que si no puede evitar una crisis si la puede superar. ¡Animo!