¿Qué necesita una pareja para ser feliz?. Muchos psiquiatras, psicólogos y asesores de parejas, se han planteado una pregunta básica: ¿Qué necesita una pareja para ser feliz? Y acerca de esto han sido innumerables las respuestas, cada una vista desde diferente enfoque;pero lo cierto es que no existe una respuesta perfecta que llene las expectativas de la relación, para que puedan decir: ¡Somos felices! Pero si existen algunos puntos que deben ser tomados en cuenta en la relación de pareja que les va a permitir vivir en armonía, aprendiendo cada día a mejorar su relación.




A continuación te presentamos algunos de estos puntos a tomar en cuenta para vivir al máximo como pareja:

Cultivar intereses comunes: es necesario darle importancia a actividades que puedan realizar y disfrutar juntos, si no las tienen busquen crearlas. Esto no significa que cada uno deje de tener sus propias actividades separadamente; pues de lo contrario la relación se haría muy absorbente o dependiente y eso no es saludable.

Confiar en la pareja: Es fundamental crear una atmósfera de confianza entre ambos. Saber que tu esposo o novio tiene plena confianza crea una mayor responsabilidad en ti e igualmente el contigo.

Perdonar a tu pareja cada vez que sea necesario: en toda relación ocurren ciertos roces que nos producen molestia, enojo o tristeza; pero lo importante es perdonar de inmediato lo que consideras una ofensa por parte de tu relación. Es necesario disponerse a perdonar antes de entablar un reclamo, de lo contrario en lugar de mejorar, vas a empeorar la relación. Una vez que estés dispuesta a perdonar vas a comunicarle a tu pareja lo que su comportamiento te produjo, con buenas palabras y una actitud conciliadora.

Enfocarse más en lo bueno que en lo malo de la pareja: Todos tenemos cosas buenas y otras no tan buenas. Es decir, virtudes y defectos. Por lo tanto, centrarse en las virtudes a pesar de reconocer los defectos, hará que nuestras expectativas de perfección no conlleven al deterioro de la relación.

Por último recuerda “Un día a la vez”, es la fórmula. Hacer de cada día un tiempo de regocijo, de contentamiento, de sentir que el amar y ser amado es lo fundamental. Esto conlleva a que puedas considerar que la relación con tu pareja es “una relación feliz”.