Los 10 Secretos que las mujeres quieren que sepan los hombres, las mujeres son difíciles de entender y se esto no sólo por mis propias experiencias en citas y relaciones de todo tipo con mujeres.


Sino también porque he escuchado a mis propias amigas decirlo sobe otras mujeres.Con las mujeres, lo que parece ser más obvio o más de sentido común, no es siempre lo acertado.

La gente, no sólo las mujeres, de normal esperan que los demás sean capaces de saber lo que piensan, sus ideas y secretos sin ni si quiera decir una palabra. Lo malo es que a no ser que sea con un tipo de tecnología muy avanzada, leer la mente no es una opción válida cuando se quiere entender a alguien. Por suerte, aquí hay una lista de secretos que las mujeres realmente quieren que sepan los hombres, aunque no lo digan.

1. “E” de esfuerzo.

La verdad, es que la mayoría de los hombres, no ponen mucho de ello fuera de la cama. No se trata sólo de hacer cosas como sacar la basura o esperar y sujetarle la puerta hasta que pase adentro. Cuando una mujer te deja entrar en su vida es una cosa muy importante a la vez que sensual. Eso debe ser muy valorado y tenemos que entender su posición y fijarnos como ellas piensan. Para demostrarlo se le puede hacer algo muy especial sin razón ni motivo alguno, o encontrar una forma creativa para hacer que su día sea mejor y especial, consiguiendo así seguir a su lado a lo largo del camino.

2. La caballerosidad no ha muerto.

La vaga idea de que la caballerosidad ha muerto es un paso en falso para la relación. Es gracioso porque cuando mis amigos o conocidos dicen eso, lo que realmente escucho es “Soy extremadamente vago y egocéntrico”. Ahora, tíos, antes de coger las horcas y antorchas y tratar de exiliarme, o decirme que se trata de “igualdad”, parad. Deberíais estar 100% orgullosos de vuestra mujer, sin embargo pienso que es poco sano hacer de ella el centro de tu mundo. Es algo crucial mostrarle constantemente cuanto significa para ti. No es necesario hacerlo de una forma verbal con una persistente lluvia de “te amos”. Aunque dije que no se trata de sujetar la puerta, decir por favor o gracias o simplemente ser amable, estos son detalles muy admirables igualmente. Cuando ella te dice “Me gusta cuando haces X”, simplemente hazlo. La forma más pura y fácil de ser un caballero, es algo tan simple como prestar atención a lo que dicen.

3. Shhhhhhhh. Escuchad.

Suelo meter a la mayoría de chicos en el saco respecto a esto, pero hacerlo justo en este punto, no sería totalmente justo. Cualquiera puede ser muy malo escuchando. De todas formas este es uno de los secretos que quieren que sepamos y entendamos: no escuchamos lo suficiente. Nuestra forma de desestresarnos es tomarse una cerveza con los amigos en la hora feliz de un bar o pegar unos cuantos tiros jugando a videojuegos con amigos virtuales de Corea. Aunque algunas mujeres prefieren ambas cosas, la mayoría solo quiere hablar de su día de mierda, o su insufrible jefe, o el compañero insoportable… Se usa mucho como broma en la cultura pop, pero deberías querer escucharla sin más, no debería ser una obligación o tarea si la quieres.

4. Ellas son extremadamente intuitivas.

La mayoría de las veces ellas tienen más idea de lo que sentís que vosotros mismos, caballeros. Las mujeres simplemente son así. Todo esto basado en una habilidad innata que las mujeres tienen para leer mejor el lenguaje no verbal que vosotros. Por lo tanto basándose en vuestro lenguaje corporal, ojos, manos pies, postura y otras miles cosas que aunque muchas veces sea inconscientemente, estudian durante la cita, ellas saben cuándo mientes. Saben cuándo no eres de fiar, y a menudo saben cuándo las estás engañando. No las engañes, ni figurada ni literalmente, porque lo sabrán.

5. No es por ti por quien se arreglan.

Esos 30 minutos extra que las mujeres necesitan, cuando un rato antes te habían dicho que estarían preparadas en 15, siento decir que no es por vosotros. Los hombres son fáciles de complacer. Cuando pensamos que nuestra dama es valiosa, (incluyendo todos los novios y maridos que leen esto), no importa lo que lleven puesto, porque para nuestros ojos siempre estarán alucinantes. Una vez más las mujeres son intuitivas, y lo saben. Tristemente las mujeres son muy críticas las unas con las otras, incluso cuando no se conocen. Ellas se dan cuenta de accesorio, kilo o arruga y la mayoría inconscientemente. Arreglarse les hace sentir mejor. Por lo tanto, déjala que se tome el tiempo que necesite, si tú no vas a ningún lado ella tampoco lo hará.




6. Las mujeres adoran los chicos malos, pero las madres no.

La mayoría de las mujeres ya sea en su pasado o en la actualidad han querido tener entre sus brazos el abdomen definido de un rubio con pelo ondulado malote a la vez que acelera en su moto hacia el horizonte. Probablemente en esta fantasía el chico no lleva casco tampoco. Tíos, esto es algo frívolo, y no tenéis porque preocuparos por eso. ¿Por qué? Porque aunque esas fantasías fueran dirigidas por R-Patz y Ryan Gosling, ella te prefiere a ti. Si todo se redujera a eso, ella habría elegido eso. Ella quiere a alguien con más profundidad a alguien que conoce la ingeniería del interior y el exterior de una Chevy de 1967. Ella quiere ir abrazada en tu abdomen algo fofo mientras le haces reír, enloquecer o derretirse. Las apariencias se desvanecen con el verdadero yo escondido, con el tiempo.

7. Quieren ver que no dices que si a todo.

Muchos hombres, especialmente los que tienen novias “fuera de su liga” harían lo imposible por su amada. En la mayoría de casos hacer lo imposible está perfectamente aceptado por ambas partes de la relación. Sin embargo una cosa es ser un caballero genuino o un casanova mediocre, pero no hay que ser un hombre que dice “si” a todo. La mayoría de las mujeres odian eso en secreto. Pero tampoco hay necesidad de ser un pelmazo sabelotodo.

8. Fingen es un secreto que nunca admitiran

Ellas fingen que quieren ir contigo a ver a tu primo segundo en Luisiana. Fingen los orgasmos. ¡Diablos! ¡Si hasta fingen la felicidad! El comportamiento afecta al estado de ánimo y el estado de ánimo afecta al comportamiento. Si alguien es infeliz de verdad, con frecuencia lo enmascara con la mentalidad “finge hasta que lo consigas”. En serio, ellas no quieren hacer daño diciéndonos algo que podría herir nuestros sentimientos. La verdad es que no hay mucho que podáis hacer para evitar o combatir esto, aparte de tener una conversación sincera sobre el tema. Ten cuidado, tus posibilidades de ser herido son altas. Tu ego sentimientos y hombría, podrían ser levemente pisoteados. Pero es mejor a que ella este fingiendo durante décadas mientras eres tú, el que la aplasta con tu pecho sudoroso, y con movimientos casi espasmódicos en la cama. Pero eso ya depende de ti.

9. ¡Por favor, tómate un tiempo para hombres!

Las relaciones son muy como un diagrama de Venn. Si echas un vistazo de cerca se trata de dos círculos que comparten un medio, aunque la otra parte quede separada de la otra. Nada es más crucial en una relación que este aspecto descrito. En las primeras etapas, que se suele llamar la “fase de la luna de miel” puede parecer que no quisieras separarte nunca de esta persona y es totalmente normal. Sin embargo, si continuas aislando a los amigos, compañeros de trabajo, familia, hobbies y el resto de tu vida, vas a estar en serios problemas. No pienses que ella se va a ofender porque tengas un poco de “tiempo para hombres” a no ser que estés haciendo algo que obviamente no deberías hacer.




10. Quieren que les recuerdes que te importa.

Esto va más allá de el “te quiero” de cada día, y más allá de una cita romántica por la noche a la semana, de lo que hablamos está a miles de millones años luz más allá. Tu pareja quiere que le recuerdes que ella no es lo único, pero si la única. Todos nosotros somos inseguros acerca de si nuestra pareja encuentra alguien mejor o más atractivo. Hay unas pocas aproximaciones para mostrarle que te importa. Siempre, hay que ser abiertos con ellas. Como previamente dije, las mujeres son como ninjas leyendo el lenguaje corporal. Te dirán si estas no estas en ello o si las engañas de cualquier forma. Elige una forma creativa e interesante de impresionarla. ¿Recuerdas que le encanta la pizza de queso? Pues escribe un poema de cursi para pedirle salir y comer pizza. Puede que parezcas un idiota, pero solo en tu cabeza, en la de ella, tú serás su caballero, su chico malo, y su sexy instructor de yoga, fusionados en uno. Siempre comunícate abierta y honestamente. Aunque de esto último no suelo predicar con el ejemplo lo suficiente. A menudo los conflictos en una relación, no importa lo fuertes que sean, son resultados de la incomunicación o malinterpretación por ambos lados.