¡La primera impresión sí cuenta! La ciencia te explica por qué y te damos unos consejos si fallas Independientemente del contexto, si es para un asunto laboral, tu vida personal…, o una cita, la primera impresión es muy importante. Es el primer paso de cómo las personas te perciben, como la muestra de lo que pueden esperar de ti en alguna situación.



Los expertos le llaman la “rebanadora” Como la muestra que te da referencia del resto. Nuestro cerebro toma esa primera impresión para globalizar la información general de determinada persona. No es algo que hagamos conscientemente, pero nos sirve como una herramienta cognitiva para hacernos una idea general desde una pequeña fracción de información.

La confiabilidad se determina en una décima de segundo. Este es el tiempo que nos lleva decidir si una persona nos es confiable o no, según diversos estudios. El apretón de manos dice muchísimo como primer contacto, especialmente en el ámbito de los negocios. Es como la habilidad de conectar con otro ser humano.

¡La primera impresión sí cuenta!

Y, ¿qué hacer si ya arruinaste tu oportunidad de dar una primera buena impresión? Aunque es difícil, no es imposible.

Intenta ser tú mismo siempre, y si tienes una nueva oportunidad, despliega tu mejor sonrisa y respira profundo antes de entrevistarte nuevamente con esa persona. De acuerdo con diversos estudios hechos en este campo, la forma de vestir es bastante importante. Los hombres bien vestidos, por ejemplo, son percibidos como personas que tienen más dinero, escalar posiciones en una empresa grande puede estar directamente afectado por este factor.

Haz que tu primera impresión cuente. Como puedes ver, hay mucho qué decir sobre esas primeras impresiones. El cerebro humano está cargado con tantas preconcepciones o prejuicios que en una fracción de segundo podemos concluir cómo es una persona. Pero ten estos tips en cuenta y seguro que podrás influir en cómo los demás te ven.